sábado, 24 de octubre de 2009

El Bar Tubos se sube al carro de la contaminación acústica

.
El Bar TUBOS, situado en la calle Doctor Fleming (La Madrila) se ha subido al carro. Ayer noche, viernes 23 de octubre "ofreció un concierto", con las puertas abiertas. Las guitarras, batería y gritos desgarradores se oían desde la calle. Algunos vecinos se asomaban a las ventanas, incrédulos y espectantes; quizás esperando la llegada de "nuestra Policía". Pero nada, la situación continuó, y las voces y aplausos de los espectadores daban paso a nuevas intervenciones de los músicos. Ya hace días que sabemos de eso que llaman Play Cáceres 2016. Hece días que denunciamos ante la Consejería correspondiente esta situación de ilegalidad, promovida desde las propias instituciones autonómicas. Hace días que sabemos que por parte de los responsables autonómicos se han concedido autorizaciones a algunos bares, sin licencia para ello, sin insonorizar y sin cumplir los requisitos exigidos por el RAMINP, para dar conciertos en directo (Carpe Diem, El Corral de las Cigüeñas, Aldana, etc.). El bar Tubos no se encontraba entre ellos, pero su titular habrá pensado: ¿Por qué ellos sí y yo no? ¿Si alguno de ellos son simples bares-cafeterías?. Por lo que a río revuelto...ya se sabe, a pescar clientes y leña al mono hasta que dure, como dijo aquél alcalde de Madrid, promotor de la movida: "¡El que no esté colocao, que se coloque...y al loro!". Nos gusta la música, nos gustan los conciertos, nos gusta divertirnos...el problema es que el mono somos nosotros, los vecinos de la Madrila.

Antonio Durán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada