miércoles, 30 de noviembre de 2011

Diario HOY


CÁCERES

Santiago se moviliza para exigir más vigilancia y limpieza

Los vecinos de la plazuela recogen firmas para combatir las pintadas y los orines en la vía pública

30.11.11 - 00:04 -
Cansados del lamento, han pasado a la acción. Vecinos y empresarios del entorno de la Plazuela de Santiago han iniciado una campaña de recogida de firmas para hacer una llamada de atención al Ayuntamiento. Quieren más limpieza en la zona. Y más vigilancia. Están hartos del botellón ilegal, de los excrementos caninos que salpican este enclave del casco histórico, de las pintadas que afean sus fachadas (incluso la de la propia iglesia, del siglo XIII) y, sobre todo, de los orines en la vía pública.
Situadas a escasos metros de la Plaza Mayor, Santiago y sus calles cercanas amanecen cada fin de semana regadas de pis. La situación empeora cuando la Plaza acoge citas como el festival Womad o las novatadas universitarias. «Hoy en día y con cualquier evento lúdico multitudinario celebrado en la Plaza, especialmente en los que se generaliza el consumo de alcohol, las calles aledañas sufren el ataque masivo de los asistentes a dichos eventos, ocasionando destrozos, suciedad y actos incívicos hasta límites insospechados. Los ríos de orines son infranqueables, el olor es nauseabundo y la pérdida de pudor de los infractores es bochornosa», detalla el escrito que acompaña a la hoja de firmas.
«Lo más indignante es que esto se produce, en muchas ocasiones, a escasos metros de las fuerzas de seguridad, siendo éstas incapaces de controlar tales actos vandálicos o sancionar a los autores, aunque se denuncien los hechos», prosigue la nota. Guadalupe Martín pone voz a estas quejas. Regenta el pequeño establecimiento de alimentación situado en la Plazuela de Santiago. Dice que ha dejado de pintar la fachada de su tienda porque está harta de que los grafitis aparezcan sobre la pared recién encalada. «Una de las tardes de las novatadas tuve que cerrar el comercio. Era horroroso el olor a pis que había en la plazoleta. La gente orinaba entre los contenedores», detalla la tendera. «Yo no estoy en contra de las novatadas ni de las fiestas. La juventud se tiene que divertir. Lo único que pido es que haya un poco más de civismo», reflexiona.
La tienda de Guadalupe es uno de los puntos de recogida de firmas. Desde aquí se enviarán al Ayuntamiento para solicitar que se incremente la vigilancia en la zona. Ana Blanco reside en la calle Moreras, que une Muñoz Chaves con Nidos. Su fachada suele ser blanco de los orines durante los fines de semana. Hasta aquí llegan los jóvenes que salen de marcha por el entorno de la Plaza Mayor. «A partir del jueves es insoportable. No se puede dormir del escándalo que hay. Y el olor a pis es horrible. Lo primero que hago los viernes y los domingos por la mañana es asomarme al balcón para ver cómo está la calle. Es asqueroso. No puedo abrir las ventanas ni tender la ropa», se lamenta. «Y cuando llega el Womad esta calle es un pantano. Corre el orín. Es horroroso», añade. «El problema es que no hay vigilancia», concluye.
Ni Moreras, ni Muñoz Chaves, ni la Plazuela de Santiago están dentro del recinto de la Ciudad Monumental. Pero forman parte del casco viejo de Cáceres y también son lugares transitados por turistas. A su peso histórico aluden precisamante los vecinos de Santiago en el escrito que han redactado. «Soy vecino de los aledaños de la Plaza Mayor, calles con solera, edificios centenarios, testigos sólidos de lo que un día fue esta ciudad... Por estas calles ha pasado de todo, pero los hechos que acontecen en la actualidad son intolerables e inconcebibles para los tiempos que corren». En el texto los firmantes también proponen la creación «un protocolo eficaz» para las citas multitudinarias que acoge de forma periódica la Plaza Mayor. Y que se garantice a los residentes de la zona «unas mínimas y dignas condiciones de higiene y convivencia».
No es la primera vez que Santiago se moviliza. En mayo de 2009 el grupo scout Sant Yago, cuya sede está en la plazuela, inició una campaña para recuperar este enclave. La idea consistió en enviar al Ayuntamiento un correo electrónico masivo para alertar a los políticos del mal estado en el que se encontraba la zona. Ahora, dos años después, Santiago vuelve a la acción.

martes, 18 de octubre de 2011

El TEDH obliga a indemnizar con 15.000 euros por ruidos de un bar


MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ha fallado este martes a favor de un vecino de Cartagena (Murcia) que había demandado a las autoridades por su desidia frente a los ruidos producidos por un bar-terraza musical situado a menos de 10 metros de su vivienda. Tendrá que ser indemnizado con 15.000 euros por ver vulnerado el derecho a la intimidad en su vivienda.

El caso es muy similar al que se resolvió en 2004 con ocasión de una demanda interpuesta por la valenciana Pilar Moreno Gómez, aunque en este caso la mujer fue indemnizada con 3.884 euros por daños y 4.500 por gastos del proceso por haber permitido las autoridades municipales apertura de locales nocturnos cerca de su domicilio, lo que perturbó su descanso durante años.

El demandante, representado por el abogado José Luis Mazón, demandó al bar ante los tribunales españoles al considerar que sus instalaciones contravenían el reglamento municipal sobre protección contra la contaminación sonora y porque el sonido --muy superior al permitido por la legislación-- atentaba contra su intimidad y su integridad física y psicológica.

El vecino de Cartagena menciona en su demanda que desde el inicio de los ruidos la salud de su hija, celiaca, empeoró y que se había visto obligado a proporcionarle atención psicológica por sus dificultades para dormir y una fobia a los ruidos.

El ciudadano considera que si bien los tribunales españoles se pronunciaron sobre el cumplimiento por parte del local de la normativa, no atendieron su demanda específica sobre los perjuicios provocados a él y su familia.

Las acciones presentadas en su día tuvieron como consecuencia el cierre de la parte interna del local, que funcionaba como discoteca, porque carecía de elementos de insonorización en la entrada. No obstante, tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, que atendió la apelación presentada por las autoridades municipales de Cartagena, se revocó una sentencia anterior y se siguió permitiendo la actividad de bar-musical en la terraza.

ACUSACIÓN DE ILEGALIDAD

Además, durante el proceso en Estrasburgo, el Estado acusó al recurrente de haber construido ilegalmente su vivienda sobre un terreno no destinado a uso residencial, por lo que en dicho lugar la protección medioambiental no era exigible. La corte europea responde que el Gobierno español no aportó ningún documento que acreditara estas acusaciones.

En atención a la demanda, la sentencia del TEDH concluye que los ruidos emitidos por el bar, que en ocasiones superaban en casi 30 decibelios lo máximo permitido por la ley, violaron el derecho del recurrente a la intimidad y vida privada, por lo que debe ser indemnizado por la Administración, que no adoptó medida alguna dirigida a rebajar el nivel de ruido de la terraza de la discoteca.

jueves, 6 de octubre de 2011

Sentencia Judicial


Condenan al Ayuntamiento de Plasencia a pagar 12.000 euros a cuatro vecinos por ruidos

El alcalde asegura que recurrirán la sentencia para no dañar más "la maltrecha situación económica del Consistorio"
06.10.11 - 13:06 -Diario HOY
PILAR ARMERO |

El Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Cáceres obliga al Ayuntamiento de Plasencia a pagar 12.000 euros a cuatro vecinos de la calle Sancho Polo por los ruidos que han tenido que soportar al no cumplirse el horario de la discoteca MOMA. El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, ha anunciado que los servicios jurídicos del Ayuntamiento recurrirán la sentencia. Los afectados alegaron en su denuncia problemas físicos y psíquicos derivados de ese incumplimiento de la normativa y el juez ha considerado que deben ser resarcidos por que el funcionamiento del negocio fuera del tiempo establecido “genera, sin más, un daño moral”.
El consistorio recurrirá esta sentencia para evitar un desembolso más a la maltrecha situación de las arcas municipales. Cree que la sentencia se debe a una falta de responsabilidad del anterior gobierno municipal por no hacer cumplir la normativa sobre ruidos. Considera que en sus 120 días al frente del actual gobierno se ha hecho cumplir el horario a los bares y garantiza que se continuará haciendo para evitar que sentencias como estas se vuelvan a fallar. “Las ordenanzas están para cumplirse y las normas relativas al horario de los bares se tienen que respetarse para garantizar el descanso y el ocio, la convivencia ciudadana” . También anuncia que si las normas siguen sin cumplirse habrá decretos de cierre.
En 2008, el anterior gobierno local sancionó a la discoteca con una multa por importe de 7.500 euros, precisamente por sobrepasar el nivel máximo de emisión de ruidos, circunstancia que en su día se consideró infracción grave. Y a principios del 2010 el local acumulaba ya 51 denuncias por incumplir el horario de cierre.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

"Mesa del ruido"

.

NOTA DE PRENSA

El pasado 5 de julio tuvimos conocimiento a través de la prensa que el Gobierno municipal había decidido “la creación de una Mesa del Ruido para abordar el problema y las soluciones del eterno conflicto que genera el ocio nocturno”, y que en esta mesa “el Gobierno municipal sentará a todas las partes implicadas, políticos, hosteleros y vecinos, para buscar una solución”.

Ni que decir que la noticia fue acogida por los vecinos asociados con esperanza, en el convencimiento de que el nuevo gobierno parecía querer afrontar el grave asunto del ruido, pero también con la convicción de que ninguna solución podía salir de una mesa Ayuntamiento-Hosteleros-Vecinos, en tanto en cuanto consideramos que la principal causa de la contaminación acústica del llamado ocio es el incumplimiento de la normativa por parte de la mayoría de los responsables de los establecimientos de hostelería. Por ello desde el principio manifestamos nuestra negativa a sentarnos a una mesa de trabajo así conformada, y que sólo lo haríamos con representantes municipales.

En esta situación, a mediados del verano un representante de la Policía Local del Excmo. Ayuntamiento se puso en contacto telefónico con el Presidente de la Asociación para tratar el asunto de la futura mesa. Desde ese primer contacto se le hizo ver al representante municipal que ningún miembro de esta asociación acudiría a una mesa de trabajo donde estuvieran representantes de los llamados locales de ocio; que sí lo haríamos con representantes del Gobierno municipal, y que nuestra postura sería la de exigir el estricto cumplimiento de la normativa en materia de ruidos, y paralelamente proponíamos la creación de un centro de recreo fuera de las zonas residenciales.

En artículo del Periódico de Extremadura del día 8 de septiembre último, titulado “Afectados por el ruido no irán a una mesa con los hosteleros”, nuestro Presidente, a consulta del periodista Carlos Ortiz, se manifestó públicamente en estos términos. El día 9 el representante municipal se puso en contacto telefónico, haciéndolo nuevamente la semana siguiente para concretar la fecha de una reunión con el Concejal Sr. Pacheco, que se estableció para el día 22 a las 11’00 horas. Ambas conversaciones se centraron en aclarar e insistir que la Asociación no se sentaría ni tenía nada que discutir con los representantes de la hostelería, que sólo lo haríamos con los representantes municipales y que nuestra postura sería la de exigir que se cumpla la normativa y cese la tortura a la que estamos sometidos. El representante municipal aseguró que la reunión sólo sería con los vecinos, y que había sido avisado el Sr. Salazar, Presidente de La Madrila-Peña del Cura. Se le hizo ver que en esa reunión debería haber representantes de otras asociaciones vecinales, puesto que a pesar de ser La Madrila-Peña del Cura de las más afectadas, existían otras zonas, como la Plaza Mayor, con la misma problemática; así como que deberían avisar a la otra asociación existente en La Madrila, Ciudadanos de la Peña del Cura. El representante municipal solicitó que nuestro Presidente avisara a esta asociación.

El día 22 cuando el Presidente de CCR acudió a la reunión se encontró con la sorpresa de que a la misma había sido citado no sólo el señor Salazar, sino también un representante de la hostelería, por lo que declinó participar en la misma, a pesar de los intentos del Sr. Pacheco y del Jefe de la Policía Local para que se sentara “al objeto de encontrar un punto de partida entre todas las partes implicadas”, según dijo este último.

Ante estos hechos tenemos que manifestar:

1º.- Que consideramos cuando menos desafortunada la maniobra del Gobierno municipal, para de una forma subrepticia hacernos sentar con los hosteleros, a pesar de nuestras conversaciones precedentes, sintiéndonos defraudados y engañados por tal proceder.

2º.- Que la única solución plausible es el cumplimiento de la normativa en vigor por parte de todos los elementos contaminantes, misión que compete a la Autoridad (Estatal, Autonómica o Local), no al ciudadano. Por lo tanto es al Gobierno municipal al que le corresponde, en su caso, “sentarse” con los hosteleros u otros agentes contaminadores para exigirles el cumplimiento normativo, no a nosotros en cuanto víctimas de esa situación.

3º.- Insistimos una vez más que la solución pasa por el traslado de los locales llamados de ocio a un centro de recreo fuera de las zonas residenciales, con la moratoria que se estime conveniente, y que mientras tanto se ha de aplicar, de una vez por todas, la normativa en esta materia.

sábado, 10 de septiembre de 2011

A mucho ruido, oídos sordos


Eduard Punset 31 julio 2011

A veces la contaminación acústica es tan ofensiva y brutal –sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de la población española es mayor y, por lo tanto, tiene los oídos delicados– que no tiene perdón de Dios la inhibición de las autoridades ante esta ofensa al común de los ciudadanos.
Leer artículo

miércoles, 29 de junio de 2011

Noticia diario HOY


El juez admite la querella contra 16 bares de La Madrila

«Nos preparamos para un proceso largo y tortuoso que no será fácil. Pasará mucho tiempo hasta que tengamos una sentencia favorable, pero que el juez admita la querella es un primer paso y una buena noticia». El abogado de los 19 vecinos de la Madrila que decidieron acudir a los juzgados el pasado 18 de abril, amparados por la asociación Cacereños contra el Ruido, no saca pecho, aunque no duda en tomar como una primera y gran victoria que el titular del juzgado de instrucción número 6 haya admitido a trámite la querella.
La asociación antirruido tomó la decisión de solicitar la tutela judicial después de comprobar que sus quejas no llevaban a ningún sitio y en muchos casos la propia Administración no respondía a sus demandas. Sin embargo, la clave del asunto está, en opinión del representante legal de los denunciantes, en el informe elaborado por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) a instancias de los vecinos afectados por el ruido de los locales. Se trata de un documento de 66 páginas que incluye un detallado análisis de la situación y que se apoya en mediciones exactas del impacto que tiene el ruido en domicilios de Hernán Cortés, Niza, Doctor Fleming y Santa Teresa de Jesús en horario de madrugada. La Guardia Civil propone que «a la mayor brevedad posible» se adopten las medidas preventivas que contempla la ley. «Ese informe está muy documentado y es muy completo. Ha sido fundamental para que se admita la querella», recalca el abogado de los denunciantes.
La denuncia se dirige contra la anterior alcaldesa, Carmen Heras, el exconcejal de Seguridad, Carlos Jurado, y Miguel López, al que se atribuye por error la responsabilidad municipal en Medio Ambiente. Se pide al juez que todos ellos presten declaración. La querella afecta además a 16 locales de la Madrila. Algunos ya han puesto el caso en manos de sus abogados.

jueves, 16 de junio de 2011

A LA AUTORIDAD QUE CORRESPONDA. UN CASO MÁS DE PASIVIDAD, INACTIVIDAD Y DESIDIA.

El eterno problema de contaminación acústica en el barrio de La Madrila (Cáceres) parece ya un tema recurrente, para que de vez en cuando algún artículo de periódico local recuerde el sufrimiento de los vecinos de este céntrico barrio de Cáceres. Pero eso es todo. Ahí se queda, como fiel reflejo de la incompetencia de la Administración –principalmente la Local, pero sin olvidar la que le corresponde a la Autonómica - para solucionar o erradicar de una vez por todas este grave problema, que afecta a la normal convivencia, a la salud y a los derechos fundamentales de unos vecinos que llevan sufriendo este acoso delictivo la friolera de treinta años.

De vez en cuando también vemos descargos del político de turno que en la prensa se descuelga con supuestas medidas adoptadas por su autoridad, o por el gobierno del que forma parte. Nada más lejos de la realidad. El ya enquistado problema continúa. Los bares de la zona no cumplen nunca los horarios; los locales realizan una actividad para la que no cuentan con licencia, ninguno cumple las medidas de insonorización, y otros han simulado su insonorización y la autoridad Municipal le ha concedido licencia, etc. etc. Todo esto es demostrable y el que tenga dudas puede consultar la documentación en poder de la Asociación Cacereños Contra el Ruido.

Sirva de ejemplo el siguiente: Bar “La Cancha”, “Manuel’s”, “Sala Dabar”, “Tacones” y “Poker”, sucesivos nombres con los que se ha conocido el local existente en la calle Santa Teresa de Jesús, y los distintos e ilegales cambios de titularidad que se han concedido.

Sobre este local los vecinos, en su desesperación, han formulado hasta un total de nueve denuncias escritas ante el Ayuntamiento, dos ante la Junta de Extremadura, una en la Subdelegación del Gobierno, y una en el Juzgado de Guardia, desde enero de 2009 hasta marzo de 2010, al margen de las telefónicas. “Según medición de ruidos efectuada por la Policía local el ruido que transmitía al interior de un domicilio el equipo de música de citado establecimiento era de 42’6 dB(A). Existe un Informe Técnico de los Arquitectos responsables del Ayuntamiento, de fecha 6 de noviembre de 2009 en el que se informa que “Por lo tanto y a la vista de los informes el establecimiento debería estar cerrado al incumplir ampliamente los niveles máximos permitidos para horario nocturno y para la actividad que cuenta con licencia, tanto para niveles de recepción interno como externo y ser reiterativo a lo largo de varios años”. Al margen de varios expedientes por ruidos (que no han sido resueltos), el Ayuntamiento “inició expediente de caducidad de licencia, con fecha 03-11-2010, por haber permanecido cerrado por más de 6 meses, con adopción de medida cautelar de precinto de equipos de reproducción sonora”.

Pues bien, a pesar de todo ello, el local ha reabierto sus puertas con un nuevo titular y nombre, y con el mismo ruido e irregularidades. Ante este hecho una comunidad de vecinos afectada ha dirigido escrito al Ayuntamiento el día 1 de junio, con el acostumbrado silencio administrativo como respuesta. Tampoco han tenido respuesta las llamadas telefónicas de vecinos que no pueden descansar en su propio hogar, salvo la presencia de Policía Local del GES, que solo ha servido para confirmar los hechos denunciados. La nueva actividad (ilegal) sigue incumpliendo, con una actividad para la que no cuenta con licencia, con un ensordecedor ruido, y con el horario de cierre, continuando con la artimaña de apagar las luces exteriores y cuando ven una patrulla de la Policía bajan la persiana, permaneciendo así hasta las cinco de la madrugada. Ha pasado una semana y que sepamos aún no se a adoptado medida alguna, ni siquiera cautelar.

¿Acaso no es esto pasividad, inactividad y, por qué no decirlo, desidia de la Autoridad competente?

Antonio Durán

Presidente CCR

miércoles, 27 de abril de 2011

Día Internacional de Concienciación Sobre el Ruido

.




Desde la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, la gran mayoría de los ciudadanos soportamos por partida doble los ruidos que se emiten desde muchos locales de ocio, restaurantes, bares etc. por ampliación de su actividad ocupando la vía pública con dudosa legitimidad. Están invadiendo un espacio peatonal, de una manera intolerable obstaculizando no ya el paso de una persona, sino a quienes van con un carrito o tienen una minusvalía, con mesas, sillas, terrazas, tablones anunciando sus tapas, calefactores etc.

Es fácil encontrar precedentes jurisprudenciales que dan una respuesta incontestable a la verdad irrefutable de que la exposición cotidiana a niveles de emisión acústica superior a los 60 dBA, propios de la simple conversación alegre de grupos de personas sentadas en un velador, todos los días, y hasta las 02:30 o 03:30 horas de la madrugada, genera un ambiente molesto y contaminante digno de una contundente y efectiva tutela por parte de la Administración, cosa que no ocurre.

Para que se entienda, el tono normal de una voz en conversación es de unos 60 dBA. Una conversación normal entre dos personas, no es la suma de 60 + 60, sino por medio de una formula logarítmica, es la suma de 3 dBA por cada individuo hablando. Tendremos pues que si una conversación normal entre 4 personas, el resultado (partiendo de 60 dBA,) sería de 72 dBA. Entonces ya se está rebasando lo indicado en el REAL DECRETO 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17de noviembre, del Ruido, en lo referente a zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas.

Road traffic noise and stroke: a prospectiveLa atención al público en espacios al aire libre, de establecimientos de hostelería debe de estar sometidos al mismo régimen de autorización administrativa y, en concreto la necesidad de obtención de una calificación ambiental favorable, propio de la instalación en local cerrado a la que complementan.

Si ello es así, el estudio ambiental exigible a la documentación que ha de presentarse ante la autoridad municipal debe contener un apartado específico en el que se realice un análisis sobre la posible incidencia de la ubicación de los veladores sobre las viviendas o piezas habitables contiguas, así como de las medidas correctoras (alejamiento de los puntos de inmisión más sensibles, colocación de pantallas que absorban el ruido, limitaciones de hora etc. Recordemos que este tipo de ruido es uno de los previstos en la Ordenanzas como merecedores de corrección si alcanza determinados niveles que, incuestionablemente, en nuestro caso se alcanzan. De ahí la limitación de horarios, como medias congruente para paliar esas graves molestias. el problema de la contaminación acústica de la zona a que nos referimos, no deriva tanto de la música del interior de los locales como del ruido que genera la afluencia de público en el exterior de los mismos y a causa de la acumulación de terrazas en muchos lugares.

Desgraciadamente el legislador con la indecisión propia del político, normalmente pretendiendo aparentar que agrada a todos, busca la solución política que menos pueda molestar a la mayoría de sus posibles votantes, dejando al aire libre, en especial aquellas que son expansión de los cafés, bares y restaurantes, obviando buena parte de su regulación, hasta el punto de poder dejar en una auténtica nebulosa jurídica la consideración de tales actividades hosteleras, o más técnicamente hablando, recreativas, como verdaderamente contaminantes, y por consiguiente el concreto régimen jurídico de autorización administrativa al que están sometidas.

Hay que reconocer de forma explícita que las terrazas y veladores es una actividad que puede llegar, no todas, a generar graves molestias, pero las administraciones locales, nos deben proteger frente a la exposición prolongada de los ciudadanos a ruidos y vibraciones, pues está reconocido hasta la saciedad que “...el ruido puede llegar a representar un factor psicopatógeno destacado en el seno de nuestra sociedad y es una fuente permanente de perturbación de la calidad de vida de los ciudadanos”.

cohort study

Mette Sørensen

1

*

, Martin Hvidberg

2

, Zorana J. Andersen

1

, Rikke B. Nordsborg

1

,

Kenneth G. Lillelund

3

, Jørgen Jakobsen

4

, Anne Tjønneland

1

, Kim Overvad

5,6†

,

and Ole Raaschou-Nielsen

1†

1

Institute of Cancer Epidemiology, Danish Cancer Society, Strandboulevarden 49, 2100 Copenhagen Ø, Denmark;

2

National Environmental Research Institute, Aarhus University,

Roskilde, Denmark;

3

Rambøll Danmark A/S, Aarhus, Denmark;

4

Danish Environmental Protection Agency, Copenhagen, Denmark;

5

Department of Epidemiology, School of Public

Health, Aarhus University, Aarhus, Denmark; and

6

Department of Cardiology, Centre for Cardiovascular Research, Aalborg Hospital, Aarhus University Hospital, Aalborg, Denmark

Received 15 April 2010;

revised 14 October 2010;

accepted 5 November 2010

Aims

Epidemiological studies suggest that long-term exposure to road traffic noise increases the risk of cardiovascular disorders.

The aim of this study was to investigate the relation between exposure to road traffic noise and risk for

stroke, which has not been studied before.

Methods

and results

In a population-based cohort of 57 053 people, we identified 1881 cases of first-ever stroke in a national hospital

register between 1993–1997 and 2006.

Exposure to road traffic noise and air pollution during the same period

was estimated for all cohort members from residential address history.

Associations between exposure to road

traffic noise and stroke incidence were analysed in a Cox regression model with stratification for gender and calendar-

year and adjustment for air pollution and other potential confounders.

We found an incidence rate ratio (IRR) of

1.14 for stroke [95% confidence interval (CI): 1.03–1.25] per 10 dB higher level of road traffic noise (Lden

).

There was

a statistically significant interaction with age (P , 0.001), with a strong association between road traffic noise and

stroke among cases over 64.5 years (IRR: 1.27; 95% CI: 1.13–1.43) and no association for those under 64.5 years

(IRR: 1.02; 95% CI: 0.91–1.14).

Conclusion

Exposure to residential road traffic noise was associated with a higher risk for stroke among people older than 64.5

years of age.

Keywords

Stroke

Traffic noise

Epidemiology

Introduction

Increasing noise from traffic occurs in parallel with urbanization.

Acute exposure to noise is believed to activate the sympathetic

and endocrine systems, thereby causing changes in blood pressure

and heart rate and release of stress hormones.

1

3

Furthermore,

exposure to noise during the night at normal urban levels has

been associated with sleep disturbances.

4

Persistent exposure to noise is believed to increase the risk of

cardiovascular disorders.

An overview from 2006 of 61 epidemiological

studies of the effects of exposure to transport noise (road,

air, and

La protección del medio ambiente y su incidencia en las denominadas actividades de hostelería o restauración deben estar sujetas a los principios constitucionales el derecho a la protección de la salud consagrado en los arts. 15 y 43 CE. y a la protección de la inviolabilidad domiciliaria (art. 18.2 CE).-

La SENTENCIA Nº 541/99 del Contencioso Administrativo de Palma de Mallorca de 29/7/1999, en uno de sus considerandos decía…”Este mismo Tribunal ya ha tenido oportunidad de pronunciarse sobre dicha cuestión y en Sentencia Nº 321 de 27 de junio de 1997, ya recordó que "en cuestión de ruidos en el ambiente urbano no debe olvidarse que en nuestro sistema, en el sistema de libertades públicas, el respeto por los derechos de los demás exige una atención sobreañadida. De que voluntariamente no se respete no hace falta mayor explicación, de modo que al poder público, en especial al más cercano, al municipal, en tanto que responsable, le es exigible redoblar la vigilancia. De no ser así, si nada potencialmente eficaz se hace para que así sea, quien insoslayablemente perderá será el más débil, quien espera con paciencia una solución que nunca parece llegar; perderá pues, el ciudadano" y que "en cuanto a bares, cafeterías y otros establecimientos de análoga naturaleza, debe tenerse en cuenta que están destinados a distraer el ocio o proporcionar consumiciones, por lo que prevalecen las medidas de policía y no las de fomento del libre comercio".

Por tanto, como cualquier otra actividad sometida a calificación ambiental, la previa concesión de la licencia para la instalación de una terraza con veladores se vea requerida, de un proyecto en el que habrá de reflejarse, dentro del estudio acústico, entre otros, los siguientes conceptos:

Primero.- Consideración de las terrazas y veladores como una ampliación sustancial de la carga contaminante y por tanto con necesidad de licencia propia con estudio de los efectos de contaminación acústica sobre el vecindario. Entendemos que debemos oponernos al otorgamiento “indiscriminado” de licencias para terrazas en la vía pública, y también a las autorizaciones de hecho de las mismas. Estamos pensando en las zonas saturadas, donde las actividades ya existentes, son numerosas como para entender que los vecinos ya están soportando suficiente ruido intolerable a pesar de las condiciones impuestas en las normas por lo general en estas zonas que no son sino de impunidad, tolerancia y falta de medidas a imponer para paliar esas situaciones.

Segundo.- Toda licencia que implique actividad en la vía pública debe someterse a un estudio concreto y previo del barrio, calle o zona de la ciudad a fin de prevenir la saturación acústica. Cierto es que es mucha la presión a la que se somete a la Administración por el tema de la nueva Ley del Tabaco y la repercusión económica que pueda generar en los distintos establecimientos, pero no debemos olvidar que el atajar ahora abusos o desmanes en las licencias es atacar el problema en su comienzo.

Tercero.- Debemos actualizar las Ordenanzas de Ruidos de los distintos municipios. Algunas de ellas son anticuadas y no permiten actuaciones eficaces ante la concentración de gente en la calle y de esta forma poder atajar este problema que siendo incipiente está totalmente presente.

Cuarto.- Toda esta saturación nos llevará a solicitar la actualización de los Mapas de ruido. Vemos como los agentes o focos de ruido se incrementan y donde antes no se generaban altos niveles sonoros ahora se dan.

Quinto.- Igualmente deberemos instar a que en las ya declaradas Zonas Acústicamente Saturadas, se impongan de manera eficiente, y no con las consabidas frases de “podrán” sino las de “deberán”, aplicar las condiciones sobre horarios y demás restricciones etc.. Puede que la colocación de terrazas habilite mayor número de usuarios o consumidores a los establecimientos, pero debido a la saturación acústica puede también que deban de CERRAR ANTES (limitando el tiempo de apertura y por ende de negocio).

Sexto.- Creemos que deben de acometerse campañas tendente a la concienciación de los problemas que genera el ruido y en particular a los usuarios de los veladores, sobre la manera de disfrutar sin molestar a través de las campañas de los propios hosteleros en sus respectivas terrazas. Parece un obviedad pero creo que es necesario que ahora que las molestias pueden ser generadas por personas que nunca antes han generado problemas por ruido, se genere una actuación administrativa en pos de recordar las actitudes que siendo respetuosas con los demás marquen una convivencia vecinal donde el ruido se minimice en lo posible.

Séptimo.- Hay que e tratar sobre las pretensiones de los hosteleros para ampliar el uso de las terrazas o el poner para beber en mesas o taburetes altas con ceniceros no debe de estar permitido, para así facilitar su uso por los fumadores trasladando los problemas a la calle. No es más que una de las muchas formular que se están arbitrando para burlar la efectividad de la aplicación de la Ley Antitabaco.

Octavo.- Las mediciones se deben realizar con ventanas abiertas. Una conversación aumenta cuanta más gente esté hablando, eso hace que se hable más alto por lo que se vulnera la Ley estatal del Ruido, referente a los 55 dBA a partir de las 22,00 de la noche. Por la noche en la aplicación de la Ley del Ruido referente a la obligatoriedad de no superar las inmisiones superiores a 55 dBA, que es una conversación normal sin gritar, hay que entender que no está reglada para gritar menos, sino para PRESERVAR EL SILENCIO.

Por todo ello solicitamos de los ayuntamientos, la revisión y modificación de las ordenanzas de terrazas y veladores con la participación de todos los agentes afectados, en aras a una convivencia pacífica y disfrute racional de esta actividad que de momento solo repercute beneficios económicos a unos pocos frente a la inmensa mayoría de los ciudadanos.

D. Ignacio Sáenz Cosculluela – Presidente 16.477.265

D. Francisco Sánchez Sahorí – Vicepresidente. 05.158.114-L

Dª Emilia de la Serna Martínez – Vicepresidente de Asuntos Jurídicos. 27.275.307

D. Antonio Durán Moreno – Presidente de “Cacereños Contra el Ruido”. 6.946.638

jueves, 31 de marzo de 2011

Sentencia del TSJEx.

.

Como ya se ha hecho público en el diario HOY y el Períodico de Extremadura el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ya ha dictado sentencia en el Contencioso mediante el que esta Asociación impugnó algunos de los artículos de la Modificación a la Ordenanza Municipal Sobre Protección del Medio Ambiente en Materia de Ruidos y Vibraciones. Públicamente hemos de manifestar nuestra satisfacción toda vez que viene a demostrar que teniamos razón; sin embargo también queremos hacer público nuestra desazón al constatarse una vez más que el ciudadano tiene que acudir constantemente a la tutela judicial, ante los oidos sordos de la Administración, que no atiende nuestras solicitudes. En el plazo de información pública presentamos alegaciones, que no sólo fueron desatendidas, sino que ni siquieran fueron contestadas.

Advertimos una y otra vez, con dos escritos de alegaciones, con escritos dirigidos a partidos políticos involucrados en su elaboración, mediante la prensa, y manifestaciones en este Blog, etc. de las irregularidades del texto que se pretendía aprobar. No se nos hizo caso y se nos obligó a su impugnación en vía judicial.

Por eso decimos que no se puede ignorar de esta forma al ciudadano y judicializar la vida administrativa de esta manera. Si un grupo de ciudadanos pueden observar las patentes irregularidades en una proyectada norma, ¿Cómo es posible que no lo hagan los técnicos municipales o sus servicios jurídicos? ¿Acaso estos se rinden ante las pretensiones de los políticos? Lo más probable.

Tres asociados presenciamos en el Pleno donde fue aprobada la Ordenanza cómo el Concejal Sr. Vela dijo que "no votaría a favor e incluso que la impugnaría al no haberse incluido en la redacción del art. 19 lo que él había propuesto en la Comisión". Allí mismo, in situ, fue añadido, sin más trámites lo que el Concejal redactó. Dicho art. 19 ha sido anulado por el TSJEx, como no podía ser de otra forma.

Esta es la actitud (y aptitud, que las dos formas nos valdrían) de nuestros gobernantes, de nuestra Autoridad Competente.