miércoles, 22 de diciembre de 2010

martes, 21 de diciembre de 2010

Otra prueba de desidia


Tanto nuestra Asociación como la de Ciudadanos de la Peña del Cura venimos denunciando ante la Junta de Extremadura reiteradamente la celebración de conciertos en directo en locales de La Madrila sin licencia para ejercer esta actividad. La respuesta es siempre la misma: “es competencia del Ayuntamiento”. Y esto no es cierto puesto que la competencia en materia de Espectáculos Públicos fue transferida a la Comunidad Autónoma.
Pero es aun más grave; ante la última denuncia presentada el 17 de noviembre, la Junta de Extremadura responde: “Que no disponen de elementos objetivos para iniciar expediente sancionador” porque “el local de referencia dispone de autorización municipal para la realización de conciertos hasta el día 15 de diciembre de 2O1O”.
Y decimos que es muy grave por dos razones fundamentales: 1º Porque el Ayuntamiento no tiene competencia para autorizar dicha actividad. 2º Porque la competencia la tiene atribuida el Director de Interior de la Junta, según lo dispuesto en el DECRETO 14/1996, de 13 de febrero, por el que se regula el ejercicio de las competencias transferidas en materia de espectáculos públicos.
En consonancia con lo dispuesto en la normativa Estatal en vigor, Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, aprobado por Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto. BOE número 267 de 6 de noviembre de 1982.
Artículo 45.
2. Ningún local podrá ofrecer espectáculos, diversiones o servicios distintos de aquéllos para los que expresamente hubiese sido autorizado salvo que, con estricta sujeción a las condiciones esenciales de la licencia, fuese autorizada por el Gobernador Civil la celebración de otros espectáculos o actividades, con carácter extraordinario.
Consecuentemente y teniendo en cuanta que las competencias de los gobernadores civiles fueron transferidas a las correspondientes autoridades autonómicas, solo estas pueden autorizar la celebración de espectáculos con carácter extraordinario. Por lo tanto no podemos estar de acuerdo con la respuesta que desde la Junta se nos da a nuestras denuncias, ya que el Ayuntamiento, a mi juicio, no puede conceder tales autorizaciones.
Es inadmisible que autoridades “pretendidamente” competentes hagan dejación de sus funciones y permitan la ilegitima atribución de otras, y todo ello en detrimento de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

sábado, 18 de diciembre de 2010

El Ayuntamiento promociona los bares de La Madrila

Vecinos contra el cierre de Doctor Fleming

Ciudadanos de la Peña del Cura dice que es «un atropello»

17.12.10 - 21:53 -

MANUEL-M. NÚÑEZ | CÁCERES

Es una convocatoria encubierta a la concentración de personas en la calle

«Un atropello». Así califica la asociación de vecinos Ciudadanos de la Peña del Cura la posibilidad de que el Ayuntamiento se plantea cerrar al tráfico de vehículos la calle Doctor Fleming en las próximas fechas.

La decisión no ha sido anunciada de forma oficial por el Consistorio, pero el solo hecho de que se haya abierto el debate ya ha obligado a intervenir a Manuel Curiel, presidente del colectivo vecinal.

«Queremos que quede constancia de la rotunda oposición», subraya Curiel, que lidera uno de las dos colectivos vecinales que hay en la barriada. El otro es la asociación de la Madrila, cuyo principal responsable es Miguel Salazar. Por ahora no ha opinado sobre este asunto.

Ciudadanos de la Peña del Cura, sí. Y lo hace abiertamente en contra. «Nosotros consideramos que es una convocatoria encubierta a la concentración de personas en nuestras calles, como lugar preferente para celebraciones festivas». Manuel Curiel insiste en que ello lo único que ocasiona es «ruido, suciedad, consumo de alcohol en la calle, prohibido por las normas actualmente en vigor, y perturbación de la vida normal de los ciudadanos» que viven en este barrio.

Que desista

«Pedimos al Ayuntamiento que desista de esta iniciativa que consideramos un atropello a la normalidad de la vida cotidiana», añade Curiel. El responsable de Ciudadanos de la Peña del Cura vaticina que si la medida se lleva a cabo les ocasionará «graves perjuicios».

Mientras, la asociación de la Madrila, de Salazar, por su parte, celebrará esta noche en la sede de Abilio Rosillo sus tradicionales migas extremeñas de Navidad.


viernes, 29 de octubre de 2010

Las imágenes lo dicen todo

Se suele afirmar desde distintos sectores que este grave problema, el de la contaminación acústica, es un tema complejo y de difícil solución. Sin embargo si se nos pregunta a los que la sufrimos diremos que no es así. A nuestro entender esa dificultad o complejidad de solución sólo obedece a “falta de voluntad política” para erradicar el problema; también a una incomprensión por parte de la autoridad judicial. Esto último parece estar cambiando, principalmente a raíz de alguna sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha dado lugar a una abundante y consolidada jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, favorable a los ciudadanos que la sufrimos.

A nuestro juicio existe solución: Trasladando los elementos contaminantes a zonas no residenciales; y con el estricto cumplimiento de la normativa aplicable. No existe el derecho a hacer ruido, pero sí existe el derecho a no sufrirlo.

No obstante, dada la situación de falta de voluntad para atajar el problema, con continuas desatenciones de nuestras quejas y denuncias por parte de la Administración, no podemos decir, efectivamente, que el asunto sea fácil de resolver. O lo que es lo mismo, no se resuelve porque la Autoridad competente permanece inactiva, o porque la poca actividad que desarrolla es simplemente para cubrir las apariencias.

Pero por otra parte también podríamos calificarlo de sencillo, puesto que, a pesar de la manifiesta contaminación existente y la inoperancia de la Administración que ha sido incapaz a lo largo de muchos años de dar una solución, existe suficiente armazón legislativo como para enfrentar y atajar el problema, lo que nos llevaría indefectiblemente a que la causa es más bien la inactividad y dejación de funciones de la Administración Estatal, Autonómica y Municipal. Al vídeo adjunto me remito.



video

martes, 5 de octubre de 2010

martes, 21 de septiembre de 2010

.

CÁCERES

Los ruidos de Obispo Galarza siguen sin control


El portavoz municipal de Izquierda Unida, Santiago Pavón, solicitó ayer por escrito que en la próxima comisión de Seguridad Ciudadana y Movilidad Urbana informe sobre la actuación de la Policía Local para controlar las molestias que causan los autobuses en el aparcamiento de Obispo Galarza. La falta de interveción en este asunto supone, a juicio de Pavón, que los agentes «podrían cometer un delito de prevaricación.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Normativa a la carta

.


En El Periodico de Extremadura del día 21 de agosto de 2007, la Señora Alcaldesa de Cáceres manifestaba, entre otras cosas, que: "Estamos dispuestos a colaborar con los cafés-conciertos" "Quizás tenemos que flexibilizar la ordenanza y en eso estamos". Y esto fue lo que se hizo, flexibilizar la Ordenanza sobre Protección del Medio Ambiente hasta el punto de contradecir a normas de rango superior. Por ello la impugnamos desde esta Asociación en vía Judicial.
La lentitud judicial unido a la desfachatez de la Administración Local ha servido para que en base a esa norma, que se encuentra recurrida judicialmente, haya otorgado cambios de licencia en zonas declaradas como saturadas, como es la de La Madrila (Barroco, Pasadena, etc.).
Como todo esto está siendo consentido por Junta o Gobierno Central, a pesar de las denunicas constantes de los vecinos, el Ayuntamiento ha llegado a un descaro sorprendente, y así hemos podido leer en la prensa local del día 8 de septiembre (Hoy y El Periodico) que el Ayuntamiento "modificará el Plan de Urbanismo para adaptarlo a la Ordenanza de "Ocio" al objeto de facilitar la conversión de los locales de copas en cafés-concierto", y que esta decisión "se adopta por un caso particular".
Más aberración jurídica imposible. Mientras los vecinos de La Madrila venimos denunciando desde hace 25 años la contaminación acústica que sufrimos, sin que dichas denuncias sean atendidas; El Consistorio cambia la norma para que un local de los que más ruido hacen, como es el Ivanhoe, que no reune las condiciones de salubridad y seguridad exigidas, como son la superficie y la altura, pueda seguir haciendo ruido y como café-concierto, es decir hata las 5 de la mañana.

Más bajo no se puede caer. Para no prevaricar...pues cambio la norma. ¡Increible!
Antonio Durán


miércoles, 23 de junio de 2010

La calle más ruidosa de Cáceres: Santa Gertrudis

EL PERIODICO DE EXTREMADURA

22/06/2010 MARIO Fernández Gracia


En Cáceres se demanda el descanso de sus vecinos ante los ruidos provocados por las zonas de ocio dentro de sus muros, pero existe una calle que se llevaría algún galardón por su intoxicación sonora; todos los días del año, y con mayor incidencia de lunes a viernes, desde las 7.00 a las 22.00 o 23.00, el ruido del tráfico es inmenso en una calle tan estrecha, donde los rugidos de los motores reverberan contra las fachadas, a esto tenemos que sumarle los claxons, la música que nuestros queridos conciudadanos comparten con sus equipos a un volumen capaz de atravesar ventanas.

Cuando el vehículo es pesado: camiones, autobuses, furgones de reparto..., los decibelios aumentan más si cabe; el chirrido de neumáticos y frenos es intolerable, los vehículos pesados usando el freno motor nos revolucionan, es ensordecedor y no exagero, hasta el punto de reconocer sin verlo entre los diferentes autobuses urbanos que nos transportan en nuestra ciudad.

Este veneno acústico se ve intensificado en las horas punta, es decir por la mañana tempranito, al despertar con el trino de los vehículos, al mediodía y hasta la hora tan esperada, a veces, de la siesta; y a última hora de la tarde. Pueda dar que pensar, ¿pero tanto tráfico rodado pasa por esta calle?, es increible queridos vecinos que esta calle soporte tal cantidad de paso rodado, puede ser una arteria vital de la ciudad.

Y esto sucede todos los días, oiga, todos. Bueno todos los días no, el viernes a eso de las 22:00 se calma el tráfico, pero empieza el paso aleatorio de vehículos con el volumen de sus estéreos a altos niveles y el rugido de sus motores en una calle donde el límite es de 40 kilómetros/hora, que ya me parece excesivo para esta calle en concreto. Esto sucede hasta altas horas de la madrugada.

Pero que bien, llega el sábado, el caudal de esta gran arteria se ve mermado bastante, casi ni se nota hasta eso del mediodía: toman el relevo los autobuses de las gentes que visitan nuestra bella y tranquila ciudad, parece que todos los autobuses pasan por esta calle.

El sábado se repite lo del viernes, pero intensificado. Por fin llega el domingo, Día del Señor, del descanso, pero en honor a su nombre, a las 9:00 de la mañana suenan las campanas de la ermita de Santa Gertrudis, y les aseguro que no las tocan ángeles, llamando a su rebaño a la oración. Después de estos minutos de tensión el silencio se apodera de la calle, ya que el domingo el tráfico es casi inexistente y tendremos unas horas de descanso hasta la tarde, donde comenzaremos de nuevo con la querida y esperada rutina.

viernes, 14 de mayo de 2010

Anteproyecto de Ley de Espectáculos Públicos

El Director de Justicia e Interior de la Junta de Extremadura ha remitido escrito a esta Asociación comunicando la confección de un Anteproyecto de Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Extremadura, al objeto de que desde los distintos sectores implicados se puedan aportar sujerencias sobre el mismo.
Con el mismo ruego se informa en esta página para que los lectores y afectados puedan, si lo desean, y a la vista de dicho anteproyecto, aportar sus sugerencias a esta Asociación.
El que así lo desee puede hacerlo en este formulario.



sábado, 8 de mayo de 2010

Womad 2010. Una ciudad asediada.

.

Hay quien apunta como origen hispano la utilización de los instrumentos de percusión para usos militares. Efectivamente, sabemos que los íberos confeccionaban tambores con la piel de sus jefes muertos en combate para producir estruendosos sonidos que enalteciera y enfureciera a los combatientes. “El despellejar al jefe es tan español, que nadie puede poner en duda la paternidad del invento”, como afirmaba el general Bermúdez de Castro.

Los árabes atacaban o sitiaban ciudades con un numeroso grupo de tambores al frente de sus tropas, que por el ensordecedor ruido que producían provocaban el desconcierto entre las tropas cristianas, y el pánico en la población civil. Los cronistas refieren atabales y tambores con los que se enardecía el ánimo de los combatientes, ejerciendo una poderosa influencia psicológica, como sucedió durante el cerco de Granada, tal como nos relata el cronista Andrés Bernáldez, "había muchas trompetas bastardas e chirimías... e tambores que continuamente en el Real no cesaban de tocar”.

Qué duda cabe que estos días muchos ciudadanos nos hemos sentido verdaderamente asediados en nuestras viviendas, sometidos a escandaloso e insoportable RUIDO, y trasladados mágicamente a la Edad Media, época en que las ciudades carecían de alcantarillas y los desperdicios se arrojaban directamente a las calles. Por ellas correteaban también los "animales domésticos". Por todo esto, las enfermedades eran frecuentes, y el ambiente de las ciudades era muy insano.
Cáceres ¿ciudad europea de la cultura?

Antonio Durán






viernes, 7 de mayo de 2010

Otras regiones (Murcia)

.
Las siguientes manifestaciones está recogidas de un artículo de laverdad.es, de Murcia, pero bien pudiera referirse a Cáceres.
_________________________________________________________

España -46 millones de habitantes- es el segundo país más ruidoso del mundo después de Japón -130 millones-, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Diez millones de españoles están expuestos a niveles superiores al límite establecido por la OMS: 65 decibelios.

HABLAN LOS EXPERTOS
ADOLFO LÓPEZ ABOGADO
«Hay ruidos que no alcanzan los límites administrativos pero que son perseguibles. El Código Civil es frecuentemente vulnerado en asuntos de contaminación acústica».
ABEL SÁEZ TSJ
«En sentencias medioambientales se suele alegar que las mediciones no son correctas o que el dueño del local no estaba delante. Los consistorios no aplican la ley correctamente».
JOSÉ LUIS DÍAZ FISCAL
«La Policía debe realizar visitas periódicas a los locales para medir el ruido y dejar constancia. Hay muchos ciudadanos desesperados y el Derecho Penal tiene que actuar».
JOSÉ PABLO RUIZ ABELLÁN DEFENSOR DEL PUEBLO
«Las ordenanzas de algunos ayuntamientos no están actualizadas y son muchos los ruidos que sobresaltan a los vecinos: campanas de iglesia, máquinas nocturnas de limpieza...».
Estrés, insomnio, cardiopatías, bajo rendimiento en los estudios de los jóvenes o ansiedad y poca productividad en el trabajo de los adultos son algunas de las patologías que la contaminación acústica provoca. Se podría añadir a la lista inapetencia sexual, hipertensión o sordera, por no hablar de las secuelas psíquicas: en algunos casos los tratamientos son de por vida.

Por si fuera poco, José Luis Díaz Manzanera, fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJ), denuncia que «las conductas prevaricadoras o por omisión de funcionarios públicos ante este tipo de delitos van en aumento».

Díaz Manzanera advirtió que en la Fiscalía tienen muy presente las consecuencias del exceso de ruido en la salud, por lo que es importante actuar en el momento en que hay peligro, antes de que el daño aparezca: «No tiene que haber trastornos o lesiones para ser perseguido penalmente». Según el fiscal, «el ruido es uno de los principales problemas de la sociedad actual, y España carece de una buena educación ambiental. La contaminación acústica provoca secuelas graves y he tenido casos que superaban los 100 decibelios en viviendas donde vibraban las ventanas y el agua de los inodoros».
La protección ante el ruido está recogida en la Constitución, pero decretos regionales y ordenanzas municipales ponen, en ocasiones, trabas a la Carta Magna. «Los ayuntamientos, en muchos casos, no sancionan adecuadamente y se limitan a tomar medidas cautelares. También conceden licencias sin estudiar a fondo cada caso», aclara Abel Sáez.

lunes, 26 de abril de 2010

Día Internacional sin Ruido 2010


El miércoles día 28 se celebra el día Internacional de Concienciación sobre la Contaminación Acústica. En estas fechas queremos recordar que nuestra ciudad es extremadamente ruidosa, y que actualmente está demostrado que la contaminación acústica produce un terrible daño, tanto fisiológico como psicosomático. El ruido en nuestra ciudad es continuo (Vehículos, obras, publicidad sonora, limpieza, espectáculos-conciertos, locales sin insonorizar, zonas saturadas, berridos y voces, motos sin silenciador, coches con música insoportable, etc.), haciéndose más insoportable y dañino en horario nocturno y en las zonas “saturadas”.

Por ello desde aquí y representando el sentir mayoritario de un gran número de ciudadanos, nuevamente hacemos una petición concreta, es decir que se utilicen los medios necesarios para impedir las molestias y ruidos que de manera constante sufrimos.

Sabemos que debemos abordar el examen de la cuestión planteada coincidiendo con la Administración en determinados aspectos, por ejemplo, en que la "movida" es un fenómeno sociológico producto de causas heterogéneas. Pero hemos de decir que una de ellas es, no sólo la permisividad de las autoridades, sino la promoción por parte de algunas. Esta situación está causando verdaderos estragos en la Sociedad por el abuso del consumo de alcohol y drogas, violencia en las personas y bienes y molestias a los vecinos de aquellas zonas que por una u otra causa son elegidas para divertirse.

También es cierto que no puede el Ayuntamiento usar métodos represivos salvajes ni impedir concentraciones de jóvenes o el consumo de alcohol o la utilización de vehículos de motor y que – como se nos dice en ocasiones - la responsabilidad de los padres, educadores y de la sociedad en general no es ajena al fenómeno, porque la falta de educación, cultura, solidaridad y civismo de nuestros jóvenes son la causa de los efectos indeseables de este fenómeno social. Compartimos igualmente que no sólo la Administración Municipal, sino la del Estado y Comunidad Autónoma en el ámbito de sus respectivas competencias puede combatir, mediante el ejercicio de la acción policial correspondiente, el tráfico de estupefacientes, la violencia callejera, etc. para que se haga efectiva la Seguridad Ciudadana.

Ahora bien, no estamos exigiendo aquí a los padres, educadores, a la Sociedad, sino denunciando una inactividad de la Administración Central, Autonómica o Municipal denunciada por los vecinos afectados en una concreta zona de movida y particularizada en cuestiones concretas relativas a impedir el consumo de bebidas alcohólicas en la calle, la utilización de aparatos musicales de gran potencia en la calle o en los establecimientos de bebidas, control de ruido de motocicletas, que se transgredan los horarios de cierre, e impedir a los transeúntes que voceen, canten o escandalicen hasta el punto de no permitir el descanso y el sueño a los residentes.

Siendo plausibles todas las medidas legislativas, las encaminadas a paliar los efectos nocivos, las preventivas educativas y alternativas que ponen de manifiesto la voluntad de la Autoridad de hacer frente al problema, con bandos municipales sobre el silencio y ordenanzas sobre la contaminación acústica, o normativa sobre ruido por parte del Poder autonómico, nuestra experiencia pone de manifiesto que la permisividad por una parte y la inactividad por otra contribuyen a las molestias y ruidos que impiden el descanso de los vecinos. En efecto no basta con regular mediante las oportunas Ordenanzas la protección del medio ambiente, la prohibición de venta de alcohol fuera de los establecimientos que tengan licencia para ello, la limpieza en los lugares públicos, sino que con los medios adecuados hacer efectivas dichas Ordenanzas impidiendo se sobrepasen los límites de emisión de ruidos procediendo al cierre de los establecimientos que lo incumplan e incluso dispersando las concentraciones de jóvenes cuando se sobrepasan dichos límites. No se trata de ejercer una represión policial, sino dentro de los límites de dicha función denunciar una y otra vez las infracciones administrativas, incomodar y disuadir sin descanso a los ciudadanos en sus incívicos comportamientos y no favorecer bajo ningún concepto extralimitaciones, porque los derechos a divertirse y reunirse deben encontrar sus límites en los derechos de los demás ciudadanos al descanso y a la propia vida entendida en un sentido amplio no sólo físico, que se ven menoscabados al no adoptar la Administración las medidas adecuadas y suficientes para paliar al menos en parte los efectos negativos aquí concretados.

Consideramos que se pueden adoptar medidas de control adecuadas para evitar el ruido, con una dotación policial adecuada que exija en todo momento el cumplimiento de cuantas normas y Ordenanzas estén vigentes en sus estrictos términos.

A la Administración le incumbe en su función de policía el cumplimiento del deber de vigilancia de horarios de cierre, emisión de ruidos de bares, vehículos, etc. y de la situación alcanzada y que sufren los ciudadanos se desprende que existe inactividad administrativa, que perjudica indudablemente a los vecinos de la zonas que han de soportar la incomodidad para descansar en sus propias viviendas por el exceso de ruidos que impiden el descanso nocturno y otras molestias que no tienen el deber jurídico de soportar y que se pueden paliar, si la Administración en el ámbito de su competencia no hace dejación de su función y adopta cuantas medidas sean necesarias para exigir el cumplimiento de la Ley haciendo posible que el ejercicio de un derecho por parte de un sector de la población no menoscabe los derechos de los vecinos de la zona en la que se concentran.

Ciertamente dichas medidas resultan impopulares y pueden tener un coste electoral por parte del sector afectado pero no hay que olvidar que la Administración como proclama el artículo 103 de la Constitución debe servir con objetividad los intereses generales con sometimiento pleno a la Ley y al Derecho así como o a los fines que la justifican (artículo 106 de la Constitución). Tampoco olvide el político que el no paliar esta situación también le puede acarrear un coste no deseado.