viernes, 5 de febrero de 2010

Seguimos igual, a pesar de la publicidad Municipal

.

Foto Diario HOY

Asistimos desde el comienzo del año a una publicitación de las Autoridades Administrativas, en los medios de comunicación locales, sobre lo que están haciendo en materia de "ruidos". Estas medidas se limitan a publicitar las denuncias que la Policía Local (porque la Nacional está desdaparecida a estos efectos) a aquellos bares que incumplen el horario y poco más. Y así semana tras semana. Por ejemplo hoy se publica que 30 locales acumulan más de 200 denuncias. Nuestra pregunta es ¿Cuántas son resueltas? Hay que tener en cuenta que al ser una falta leve se debe resolver en un mes, según el Reglamento del Procedimiento Sancionador.

En este artículo se dice: "Carlos Sánchez Polo, delegado territorial de la Junta de Extremadura en la provincia de Cáceres, informa de que en el último año se han tramitado 211 denuncias a 30 bares de la ciudad de Cáceres. Hay unos cinco bares que son los que acumulan más multas. «La primera vez que se sanciona a un bar que incumple el horario de cierre - comenta Sánchez Polo -, se le impone una multa de 100 euros; pero al reincidir, la multa aumenta cada vez más y ya hay algunos que se les sanciona con 2.000 ó 3.000 euros».

Es decir, se nos sigue engañando, y confundiendo a la opinión pública, puesto que la sanción máxima por infracción al horario de cierre es de 300 € (50.000 ptas.) (artículo 28.a en relación con el 26.c de la Ley de Seguridad Ciudadana). Sólo en el supuesto de "comisión de la tercera falta leve en el periodo de un año" (art. 23.o), podrá ser sancionada como grave, es decir, cuando se haya resuelto definitivamente el expediente sancionador, con los dos meses de plazo para recurrir, por lo que si atendemos a lo que después se afirma, difícilmente se ha dado esta situación en un año

También se afirma que: "De esas 211 denuncias tramitadas en Cáceres, ya se han resuelto 53", por lo que si la mayoría corresponden a infracción de horarios -es decir, leves - ya tendrían que haber sido resueltas todas, pues en todos los casos se ha cumplido el plazo de un mes, y no siendo así estas quedarán sin sancionar.

En definitiva no es más que echar balones fuera, intentando confundir al ciudadano haciendole ver que se están tomando medidas, cuando no es así. Pretendiendo por otra parte enemistar a los hosteleros con los que protestamos por la terrible contaminación acústica que sufrimos, pues como se puede ver todo sigue igual en la Plaza de Albatros. Y si no juzgen ustedes mismos, el 29 de noviembre se efectuó una medición en un ático y arrojó durante 25 minutos 93'09 decibelios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada