viernes, 7 de mayo de 2010

Otras regiones (Murcia)

.
Las siguientes manifestaciones está recogidas de un artículo de laverdad.es, de Murcia, pero bien pudiera referirse a Cáceres.
_________________________________________________________

España -46 millones de habitantes- es el segundo país más ruidoso del mundo después de Japón -130 millones-, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Diez millones de españoles están expuestos a niveles superiores al límite establecido por la OMS: 65 decibelios.

HABLAN LOS EXPERTOS
ADOLFO LÓPEZ ABOGADO
«Hay ruidos que no alcanzan los límites administrativos pero que son perseguibles. El Código Civil es frecuentemente vulnerado en asuntos de contaminación acústica».
ABEL SÁEZ TSJ
«En sentencias medioambientales se suele alegar que las mediciones no son correctas o que el dueño del local no estaba delante. Los consistorios no aplican la ley correctamente».
JOSÉ LUIS DÍAZ FISCAL
«La Policía debe realizar visitas periódicas a los locales para medir el ruido y dejar constancia. Hay muchos ciudadanos desesperados y el Derecho Penal tiene que actuar».
JOSÉ PABLO RUIZ ABELLÁN DEFENSOR DEL PUEBLO
«Las ordenanzas de algunos ayuntamientos no están actualizadas y son muchos los ruidos que sobresaltan a los vecinos: campanas de iglesia, máquinas nocturnas de limpieza...».
Estrés, insomnio, cardiopatías, bajo rendimiento en los estudios de los jóvenes o ansiedad y poca productividad en el trabajo de los adultos son algunas de las patologías que la contaminación acústica provoca. Se podría añadir a la lista inapetencia sexual, hipertensión o sordera, por no hablar de las secuelas psíquicas: en algunos casos los tratamientos son de por vida.

Por si fuera poco, José Luis Díaz Manzanera, fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJ), denuncia que «las conductas prevaricadoras o por omisión de funcionarios públicos ante este tipo de delitos van en aumento».

Díaz Manzanera advirtió que en la Fiscalía tienen muy presente las consecuencias del exceso de ruido en la salud, por lo que es importante actuar en el momento en que hay peligro, antes de que el daño aparezca: «No tiene que haber trastornos o lesiones para ser perseguido penalmente». Según el fiscal, «el ruido es uno de los principales problemas de la sociedad actual, y España carece de una buena educación ambiental. La contaminación acústica provoca secuelas graves y he tenido casos que superaban los 100 decibelios en viviendas donde vibraban las ventanas y el agua de los inodoros».
La protección ante el ruido está recogida en la Constitución, pero decretos regionales y ordenanzas municipales ponen, en ocasiones, trabas a la Carta Magna. «Los ayuntamientos, en muchos casos, no sancionan adecuadamente y se limitan a tomar medidas cautelares. También conceden licencias sin estudiar a fondo cada caso», aclara Abel Sáez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada