miércoles, 28 de septiembre de 2011

"Mesa del ruido"

.

NOTA DE PRENSA

El pasado 5 de julio tuvimos conocimiento a través de la prensa que el Gobierno municipal había decidido “la creación de una Mesa del Ruido para abordar el problema y las soluciones del eterno conflicto que genera el ocio nocturno”, y que en esta mesa “el Gobierno municipal sentará a todas las partes implicadas, políticos, hosteleros y vecinos, para buscar una solución”.

Ni que decir que la noticia fue acogida por los vecinos asociados con esperanza, en el convencimiento de que el nuevo gobierno parecía querer afrontar el grave asunto del ruido, pero también con la convicción de que ninguna solución podía salir de una mesa Ayuntamiento-Hosteleros-Vecinos, en tanto en cuanto consideramos que la principal causa de la contaminación acústica del llamado ocio es el incumplimiento de la normativa por parte de la mayoría de los responsables de los establecimientos de hostelería. Por ello desde el principio manifestamos nuestra negativa a sentarnos a una mesa de trabajo así conformada, y que sólo lo haríamos con representantes municipales.

En esta situación, a mediados del verano un representante de la Policía Local del Excmo. Ayuntamiento se puso en contacto telefónico con el Presidente de la Asociación para tratar el asunto de la futura mesa. Desde ese primer contacto se le hizo ver al representante municipal que ningún miembro de esta asociación acudiría a una mesa de trabajo donde estuvieran representantes de los llamados locales de ocio; que sí lo haríamos con representantes del Gobierno municipal, y que nuestra postura sería la de exigir el estricto cumplimiento de la normativa en materia de ruidos, y paralelamente proponíamos la creación de un centro de recreo fuera de las zonas residenciales.

En artículo del Periódico de Extremadura del día 8 de septiembre último, titulado “Afectados por el ruido no irán a una mesa con los hosteleros”, nuestro Presidente, a consulta del periodista Carlos Ortiz, se manifestó públicamente en estos términos. El día 9 el representante municipal se puso en contacto telefónico, haciéndolo nuevamente la semana siguiente para concretar la fecha de una reunión con el Concejal Sr. Pacheco, que se estableció para el día 22 a las 11’00 horas. Ambas conversaciones se centraron en aclarar e insistir que la Asociación no se sentaría ni tenía nada que discutir con los representantes de la hostelería, que sólo lo haríamos con los representantes municipales y que nuestra postura sería la de exigir que se cumpla la normativa y cese la tortura a la que estamos sometidos. El representante municipal aseguró que la reunión sólo sería con los vecinos, y que había sido avisado el Sr. Salazar, Presidente de La Madrila-Peña del Cura. Se le hizo ver que en esa reunión debería haber representantes de otras asociaciones vecinales, puesto que a pesar de ser La Madrila-Peña del Cura de las más afectadas, existían otras zonas, como la Plaza Mayor, con la misma problemática; así como que deberían avisar a la otra asociación existente en La Madrila, Ciudadanos de la Peña del Cura. El representante municipal solicitó que nuestro Presidente avisara a esta asociación.

El día 22 cuando el Presidente de CCR acudió a la reunión se encontró con la sorpresa de que a la misma había sido citado no sólo el señor Salazar, sino también un representante de la hostelería, por lo que declinó participar en la misma, a pesar de los intentos del Sr. Pacheco y del Jefe de la Policía Local para que se sentara “al objeto de encontrar un punto de partida entre todas las partes implicadas”, según dijo este último.

Ante estos hechos tenemos que manifestar:

1º.- Que consideramos cuando menos desafortunada la maniobra del Gobierno municipal, para de una forma subrepticia hacernos sentar con los hosteleros, a pesar de nuestras conversaciones precedentes, sintiéndonos defraudados y engañados por tal proceder.

2º.- Que la única solución plausible es el cumplimiento de la normativa en vigor por parte de todos los elementos contaminantes, misión que compete a la Autoridad (Estatal, Autonómica o Local), no al ciudadano. Por lo tanto es al Gobierno municipal al que le corresponde, en su caso, “sentarse” con los hosteleros u otros agentes contaminadores para exigirles el cumplimiento normativo, no a nosotros en cuanto víctimas de esa situación.

3º.- Insistimos una vez más que la solución pasa por el traslado de los locales llamados de ocio a un centro de recreo fuera de las zonas residenciales, con la moratoria que se estime conveniente, y que mientras tanto se ha de aplicar, de una vez por todas, la normativa en esta materia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada